CONSPIRACIONISMO O COMO CULPAR A LO QUE NO EXISTE

domingo, 14 de marzo de 2010

 



Conspiracionismo.

Las conspiraciones son la respuesta a esos hechos que necesitan una explicación que la verdad “oficial” no nos satisface. Los gobiernos y los medios están perdiendo credibilidad por lo que a veces las explicaciones alternas aunque se separen de la verdad son más placenteras para un público insatisfecho. La palabra conspiración se refiere al hecho de que varias personas se unen o juntan en secreto para llevar la mayoría de las veces un plan maquiavélico con resultados en perjuicio de otros. La historia a recogido muchos casos como estos de conspiración real como la que se llevaron a cabo para hacer la independencia de México, o de aquellos intentos de asesinar al Führer perpetrados por los mismos alemanes y que la operación Valkiria es la mas ilustrativa. Así, partiendo de estos ejemplos de conspiración real aparece lo que ahora se denomina Conspiracionismo, que es el hecho de creer que hay un verdadero complot detrás de ciertos sucesos. En la mayoría de ocasiones incluso el pensamiento mágico entra en escena para explicar y dar respuestas a algo que no podemos asimilar. Cuando un suceso se presenta en nuestra vida y nos negamos a aceptarlo procesos psicológicos empiezan aponerse en marcha y surgen posibles respuestas, de esta forma hay quien aun piense que Pedro Infante, Elvis Presley o Bruce Lee siguen vivos o que todo lo que ocurre en un sistema es parte de un complot.
Dentro de la psicología a estos “vacíos” o espacios en blanco se les llama sesgos cognitivos y son esa parte que no aterriza muy bien la teoría de conspiración. Es ese elemento que hace falta en esa brecha que debe llenar la explicación pero que aparentemente no interesa a las mentes paranoicas. Eso desde luego no importa a los propagadores de estas teorías inverosímiles, su mente las acepta como una total verdad y en mejor de los casos incluso las propagan y diseminan en mentes con el mismo padecimiento. Por otro lado la epistemología determina que al momento de hacer una investigación sobre tal o cual acontecimiento los sesgos cognitivos afectan la aparte indagatoria de un hecho porque simplemente el investigador se va dar a la tarea de encontrar solo los elementos que sirvan para confirmar su propia teoría dejando de lado todos los demás. Lo ocurrido recientemente en Chile y Haití a dado rienda suelta las mas varias hipótesis de naturaleza conspiracionista; de esta forma han aparecido teorías para todos los gustos; para unos es un extraño Karma en caso de los haitianos por usar el vudú y en Chile según algunos conspiranoicos es producto de la HAARP.

Todos somos libres de pensar en lo que más nos convenga sin embargo por el momento los afectados no solo tienen ya su problema de los temblores sino que además este tipo de terrorismo empieza a diseminar como otro cáncer. Los agitadores de este terrorismo no verifican sus fuentes, creen que bajo la premisa de la libre expresión pueden espantar a los demás, y así con aires de modernos mártires de la comunicación envenenan la información creando un pánico sobre hechos inexistentes. Basados en puros supuestos y que contiene lo que llamamos sesgos cognitivos ya que sus ideas no están aterrizadas o verificadas carecen de fundamento real, y lo que es peor están basados en mas hechos de ficción, es lamentable que se utilicen los medios de comunicación masivos para hacer este tipo de comentarios.


Hay que hacer llamados a la razón y pensar un poquito en esos comentarios incoherentes. Solo hay que ver dos puntos, el primero es el supuesto hecho en si, meditar lo que se dice de el, y en segundo ver de que tipo de persona viene. Hay que tomar en cuenta que el conspiracionista también tiene su propia manera de manifestarse y la de crearse un halo de mártir es una de ellas. Va a retomar frases por demás estudiadas que más bien caen en clichés por demás conocidos como: “no nos callaran”,”estamos haciendo ruido” “la verdad debe salir” etcétera y bajo estos estandartes conseguirán la simpatía del respetable. En la actualidad a estas personas se les asigna el adjetivo de “Conspiranoicos”, termino formado por las palabras conspiración y paranoico que describen a un sujeto o sujetos que ven conspiraciones en todo lugar y momento. Porque efectivamente para decir las sandeces que afirman deben estar completamente esquizoides y paranoides, solo así se explicaría su proceder o………… ¿es que hay algo más detrás de ellos?

Esperemos que el negocio de la conspiración se acabe pronto ya que también es una pandemia que si nos proponemos podemos erradicar, sobre todo no dando pie a continuarla.


César Buenrostro

0 comentarios: